A Nuevo Baztán

Este fin de semana ha sido como pocos. El sábado hicimos ruta en manada hasta La Granja de San Ildefonso, con más de 200 Km de carretera desde las 10am hasta volver a casa casi a las 7pm. Luego el domingo en la mañana me dice Milena que le gustaría ir a buscar gorriones a Nuevo Baztán para un proyecto que tiene, pero que si podía ser ese mismo día. El que lee este blog se imaginará que en menos de un segundo la respuesta afirmativa ya había salido por mi boca.

Así es que en muy poco tiempo hemos mirado el Google Maps para trazar la ruta y a eso del medio día estábamos encendiendo a La Ballena. Según el mapa nos esperaban dos horas y 109 Km de recorrido, así que el plan era volver a casa sobre las 4pm:

NuevoBaztan

Al ver el mapa me he dado cuenta que nunca vamos a esa zona de Madrid. El cuadrante SW lo tenemos muy abandonado. Tanto que exceptuando las dos o tres veces que hemos salido de tiro largo por allí, la verdad es que no recuerdo ninguna ruta en la que haya pasado cerca de Arganda del Rey. En fin, que era todo muy sencillo, simplemente había que seguir las indicaciones hacia Campo Real, Pozuelo del Rey y Nuevo Baztán.

La verdad es que en Campo Real se nos ha torcido un poco el asunto porque no hay señalización hacia ninguno de los otros dos pueblos, y he entendido que lo que hay que hacer es seguir los carteles hacia Villar del Olmo. El primer cartel que anuncia Nuevo Baztán aparece casi que cuando ya estás entrando al pueblo mismo.

Con un poco de dudas pero afortunadamente sin ningún desvío hemos llegado a Nuevo Baztán y hemos logrado retratar a los gorriones (y a un par de HD que estaban en la plaza con la ballena), pero además nos hemos topado con un pequeño pueblo que creo que vale la pena volver a visitar, porque tiene un palacio y un museo en los que esta vez no hemos entrado. Lo dejo marcado para cuando se vaya el verano.

Una vez logrado el objetivo inicial, y viendo que el hambre nos acechaba, decidimos alargar hasta Alcalá de Henares y comer allí. Alcalá también queda marcada para el futuro cercano, porque Milena nunca había estado allí y con el hambre y el sol no hemos hecho más que fotos de gorriones y cigüeñas. Nos quedan pendientes las visitas a la casa de Cervantes y a la antigua universidad, que ella no las pudo ver este día.

Deja un comentario