Portugal 2016 – Braganza

Nuestro cuarto día de viaje tenía como objetivo llegar a Braganza desde Aveiro. Como teníamos prisa decidimos salir pronto, y a eso de las 11 ya estábamos en la autopista. El Hotel Sao Lázaro de Braganza nos esperaba después de las 3, pero llegamos antes así que mientras nos preparaban la habitación decidimos aprovechar el restaurante.

La razón por la que estuvo un poco lenta la habitación es que había reservado un pack romántico, así que necesitaban su tiempo para dejar a punto la decoración. Solo digo que incluía cesta de frutas y champaña, y que valió la pena.

El sol de la tarde seguía pegando fuerte aún en septiembre, así que el recorrido por la zona histórica de Braganza lo dejamos para el atardecer, que por lo que nos ha salido en las fotos fue un gran acierto. Me encantan las ciudades amuralladas al atardecer.

El castillo de Braganza no abre los lunes, pero viendo que es un museo militar tampoco sentimos que nos hemos perdido gran cosa. Lo que sí es cierto es que todo el recinto amurallado tiene un aire medieval casi intacto, y lo pudimos aprovechar al máximo en las tres horas que le dedicamos.

Deja un comentario