Portugal 2016 – La Ruta

Introducción

Después de mucha espera, por fin nos hemos hecho la ruta larga del año. Esta vez nos hemos ido hasta Portugal, y nos ha encantado totalmente. A pesar de que no todo ha salido como estaba planeado, la satisfacción es enorme y tenemos que repetir por tierras lusas.

El viaje en su versión original tenía unos 200 kilómetros y dos noches de más, pero bueno, a veces hay otros temas que hace falta atender. No hemos podido pasar por la Serra de Estrela y por Viana do Castelo, pero el tiempo que hemos estado en Aveiro nos ha valido las vacaciones, y luego como bonificación también hemos pasado por Braganza y Miranda do Douro.

La Ruta

Día 1

dia_1

A pesar de que teníamos todas las intenciones de salir lo más pronto posible de casa, a las 2 de la tarde aún no sabíamos si al final íbamos a poder salir o no. Afortunadamente tuvimos vía libre y poco antes de las 3 de la tarde estábamos despertando a la ballena. El primer día queríamos pasar por la Serra da Estrela, que es un parque natural con muy buena pinta en Google, pero por la hora al final decidimos que en lo que quedaba de día no había más opción que coger las autopistas.

España ya la tenemos controlada, y sobre todo la zona de Ávila y Segovia, así que por allí hemos pasado a lo máximo que permite la ley. Solo nos hemos desviado para coger nuestro archiconocido puerto de Guadarrama y en Villacastín a la N-110, con el objetivo de no pagar peajes. Con estas excepciones, la ruta ha sido de autopista completa: A-6, N-110, A-50, A-62 en España y A25 en Portugal.

En España solo hemos hecho una parada técnica saliendo de Salamanca, en el Hotel Restaurante La Rad. Era el momento de repostar gasolina, y viendo la cafetería decidimos darnos unos minutos de descanso, que no vinieron nada mal. A pesar de que el café no estuvo mal, el sitio la verdad nos dio muy mala impresión. En realidad, es la impresión del sitio típico de la Castilla profunda, pero entrar a un sitio decorado con parafernalia taurina, con una corrida de toros en la tele de tropecientas pulgadas, y con una cabeza de toro embalsamada y colgada en la pared más visible nunca deja de ser un shock cultural que siempre nos descoloca. Aún falta mucha evolución social por estos lares.

Después de más de 3 horas de alta velocidad motera española, por fin llegamos a la frontera con Portugal en el pueblo de Vilar Fermoso. A partir de este punto, para no llegar demasiado tarde, decidimos pagar todos los peajes necesarios, y para ello había que registrarse en el sistema que hay en la frontera. Se supone que los vehículos extranjeros entran por un portal en el que se mete la tarjeta de crédito en una máquina, y esta se enlaza con el coche usando la cámara frontal. Para la moto después de seguir las instrucciones me salía matrícula “ERROR”, así que llamé al servicio al cliente para corregirlo. El chico me dijo que para la próxima vez tengo que poner la moto de culo para que la cámara pueda ver la matrícula.

El sistema de peajes de Portugal me gusta. Una vez que has enlazado la tarjeta de crédito ya te olvidas. Las autopistas no tienen peajes-barreras sino que simplemente hay unos portales con cámaras, similares a los que se usan para poner los carteles de las salidas, y cada vez que la cámara ve tu matrícula el sistema te factura el monto correspondiente. Los portales se pueden poner en cualquier sitio y no hay que reducir la velocidad al pasar por ellos. Lo mejor de todo es que hemos hecho más de 300 Km de peajes en 4 días por menos de 15 euros.

Volviendo a la ruta, nos hemos hecho la A25 portuguesa casi completa. Esta autopista es genial, con muchas curvas suaves, suficientes para no aburrirte. La única pega es que por la hora en que íbamos, estuvimos unos 100 Km con el sol del atardecer completamente de frente.

Cerca de Aveiro hemos cogido la N109, y esta nos ha llevado casi hasta la puerta del Hotel Santiago, nuestra base principal de las vacaciones.


Día 2

dia_2

Para nuestro segundo día decidimos que el plan era la playa. La moto solo la hemos cogido los 15 minutos necesarios para ir a Praia da Vagueira, aunque hemos ido una vez por la mañana y otra por la noche así que sin sentirlo parece ser que hemos estado una hora en moto según señor Google.

Día 3

dia_3

El tercer día nos hemos hecho una pequeña ruta circular por todos los puntos turísticos de Aveiro. Primero hemos ido directamente al centro histórico de esta pequeña ciudad y hemos dejado la moto junto a los canales. Luego hemos ido a ver el Farol da Barra y de allí hemos bajado a Costa Nova y nuevamente a Praia da Vagueira. Finalmente hemos cerrado la circular para pasar nuestra última noche en el Hotel Santiago.

Curiosamente, mientras bajábamos de Costa Nova a Praia da Vagueira veía que venían muchas motos clásicas, no todas juntas sino a cuentagotas, y me sorprendía mucho. Al final cuando llegamos a Praia vimos que allí mismo donde pensábamos parar había un evento de motos clásicas, pero lastimosamente para mí ya había concluido, solo quedaba el cartel y tres o cuatro rezagados.

Día 4

dia_4

Desde Aveiro originalmente teníamos planeado ir a Porto y de allí a Viana do Castelo, pero por razones personales no ha sido posible, así que decidimos saltarnos esa parte del plan e ir directamente a Braganza. Nuevamente hemos tomado la opción de autopista al 100%, y nuevamente hemos sido sorprendidos gratamente. No sé si todo Portugal es así, pero por lo menos donde hemos estado la verdad es que las autopistas son muy entretenidas. En este caso hemos pasado por muchos viaductos y algunos túneles, uno de varios kilómetros, y esto siempre significa que el terreno es cambiante y por eso mismo tanto la ruta como los paisajes siempre se disfrutan.

Hemos cogido la A25, la A1, la A41 y finalmente la A4 hasta Braganza. Solamente hemos hecho una parada en una gasolinera de Repsol el tiempo mínimo necesario para repostar, estirarnos un poco y comer algo ligero.

Finalmente hemos llegado al Hotel Sao Lazaro. Aquí había una BMW aparcada lo más cerca posible del portal así que la ballena la he puesto al lado. Al día siguiente hemos visto que era de una pareja de mujeres de unos 50 años cada una, moteras hasta la médula.

Día 5

dia_5

Nuestro último día de ruta ha sido desde Portugal directamente a casa. El primer destino era Miranda do Douro, y para llegar allí lo más pronto posible teníamos que salir de Portugal y luego volver a entrar. En España se coge una carretera comarcal estrecha que luego en Portugal coge un poco de anchura y mejor asfalto hasta Miranda. Aquí hicimos otro recorrido en vehículo motorizado, aunque esta vez sobre las aguas del Douro-Duero.

Después del paseo en barco hemos cogido la ZA-324 y la N-122 rumbo a Zamora. Nunca habíamos estado en Zamora y siguiendo las señales hacia el centro histórico resultamos metidos casi en la misma puerta del castillo. En una plaza nos tomamos un café y luego hemos cogido la A-11, la A-6 y la N-6 rumbo a Madrid, con solo una parada más en una zona de servicio poco después de Arévalo.

En todo el trayecto hemos tenido un total de cero inconvenientes con la moto, que después de más de 50.000 Km sigue como nueva.

Deja un comentario