El Chorro de Valdesotos por vía de El Atazar

Para nosotros, salir en verano siempre conlleva el riesgo de morir carbonizados espontáneamente. De todas maneras no vamos a quedarnos en casa por tres meses, así que este domingo decidimos volver a asumir el riesgo. En esta ocasión, una amiga de Milena nos avisó de su intención de ir a una piscina natural en las afueras de Madrid, y decidimos ser parte del paseo.

La piscina natural es de estas que se han vuelto famosas recientemente gracias a los blogs de gente que no tiene nada más que hacer que contar sus aventuras, y se trata de “El Chorro” en Valdesotos, Guadalajara. Estos chicos iban en coche directamente desde Madrid hasta allí, pero nosotros como buenos moteros decidimos utilizar la ruta panorámica, pasando por El Atazar y su represa.

Valdesotos-3

El Atazar es un sitio por el que habíamos ruteado alguna vez, hará unos 3 años, cuando fuimos a conocer a Patones de Arriba. Esta vez sin embargo, además de hacer todas las curvas de la vía desde Torrelaguna, también entramos al pueblo en sí, cosa que no habíamos hecho antes. El pueblo está perchado encima de una colina y tiene sus correspondientes miradores, que no pudimos disfrutar porque no había sombra y no queríamos combustionarnos tan pronto. Lo que sí hicimos fue sentarnos en la terraza del bar del pueblo, que estaba atiborrado de moteros, y nos pedimos una tarta de queso con mermelada de fresas, todo hecho en casa y altamente recomendable. Tenemos pensado hacer de esta tarta el objetivo de un domingo próximo.

Después de nuestro desvío ya enfilamos hacia Valdesotos entrando por un desvío que hay poco antes de llegar a Patones. No recuerdo que carretera es, pero la verdad es que el asfalto cambia considerablemente al entrar a Guadalajara. Luego desde el desvío a Valdesotos se pone aún peor, y hay trozos donde hay que circular a 10 km/h para evitar los agujeros. Esta ruta tiene el peor estado de entre lo que se puede considerar transitable para La Ballena. Ya es la segunda vez que nos pasa algo similar en esta zona, aunque la ruta a La Vereda ya es forestal y es incluso peor porque directamente no tiene asfalto.

Bueno, después de la pequeña travesía, al entrar a Valdesotos hemos visto que mejoraba la carretera, y una vez en el pueblo hemos dejado la moto en el parking de la entrada ya que no es posible avanzar más si no es andando. El sendero hasta “El Chorro” debe ser de unos 2 kilómetros, y en unos 20 minutos ya estábamos allí.

Valdesotos-33

La sorpresa en “El Chorro” es ver la cantidad de gente que hay en tan poco espacio para ello. Es un sitio que deja de ser cómodo cuando la población pasa de 8 individuos, y creo que con nosotros se superaba la barrera de las 20 personas y los 5 perros. Aun así, decidimos quedarnos y aprovechar el sitio, que a pesar de ser más pequeño y estar más hacinado de lo esperado, no por eso deja de ser un paraje natural de mucha belleza.

Para el retorno a casa decidimos seguir una ruta diferente y con un asfalto de buen nivel, y terminamos pasando por nuestras conocidas Lagunas de Puebla de Beleña y su zona aledaña, que parece que vamos conociendo cada vez más.

Deja un comentario