De finde en Peñarrubias de Pirón

Según los señores adivinadores de temperaturas, este fin de semana iba a estar relativamente aceptable. Es decir, había menos probabilidades de morir de golpe de calor que de costumbre. Ya veníamos con la idea de salir de viaje y hacer noche en el camino, pero con esta predicción ya dimos por aprobada la salida motera.

Después de saber que vas a salir, es normal que haya que decidir a donde ir. El viernes por la noche aún no teníamos ni idea de qué hacer, así que le preguntamos a señor Google “Escapadas de naturaleza en España” y nos salió un sitio web www.weekendesk.es, y en ese sitio, dentro de las opciones disponibles, nos decidimos por un lugar en la provincia de Segovia llamado “Peñarrubias de Pirón”. Más concretamente, se trataba del hotel – casa rural “Del Verde al Amarillo”. Se veía como un lugar perdido en medio de la nada, justo lo que buscábamos.

Bien, después de tener destino solo queda salir de casa, pero eso por alguna razón (realmente por cinco) resulta que no es tan fácil en nuestro caso. Milena quería estar saliendo a las 10, pero al final hemos salido a las 12. Teniendo en cuenta que íbamos a hacer menos de 150 kilómetros, tampoco era algo demasiado importante.

La ruta en sí estuvo agradable, relativamente corta y muy tranquila. El sábado se trataba de coger la A6 hasta Villalba, de allí la M601 hasta el puerto de Navacerrada, continuar por la CL601 hasta casi llegar a Segovia, luego ir por la SG20 y la A601 hasta la CL603 y en esta buscar el desvío para Peñarrubias. 117 kilómetros en total según señor Google.

La ruta de ida además la hemos hecho con pausa para comer junto al lago de Navacerrada. Aquí hay que decir que es necesario estar muy atentos a los cachorros perrunos que merodean el lugar. Te saludan y te engañan con sus caras tiernas, pero en cualquier despiste te quitan la comida.

Es curioso que a pesar de haber vivido casi un año muy cerca, no recuerdo haber utilizado la CL601 de Navacerrada a Segovia. Después de transitarla este fin de semana, veo que es más propicia para jornadas épicas en la vuelta a España que para rodarla en moto, aunque no por esto deja de ser una experiencia agradable.

Una vez en la CL603, confieso que me pasé el desvío a Peñarrubias. No sé si habrá sido el calor o que no recordaba bien el nombre del pueblo, pero el hecho es que luego de unos minutos hemos tenido que dar media vuelta para corregir el rumbo. Afortunadamente tuvo fácil solución y logramos llegar al hotel sin más contratiempos.

PeñaSegovia-12

Creo que el hotel lo hemos aprovechado con creces, y es uno de los sitios más acogedores y posiblemente en el que mejor nos han atendido de los que recuerdo. La zona es totalmente rural, con campos, tractores, buitres y un sabinal. De volver al sitio seguramente lo cogeríamos por dos noches en vez de por una sola.

Lo bueno no dura, así que el domingo la salida fue nuevamente a las 12. Esta vez pusimos rumbo a Segovia, donde estuvimos un par de horas caminando bajo el sol de verano. En el momento no se sentía tan mal, pero ahora en casa siento que tanto sol nos deja siempre demasiado agotados.

El regreso desde Segovia hasta casa fue por una ruta que conocemos muy bien: La N603 hasta la N6, pasando por nuestro antiguo hogar, San Rafael, y luego por el puerto de Guadarrama hasta la A6, que nos trae siempre de vuelta al punto de partida.
Ha sido un gran fin de semana, del que seguramente haremos alguna variación cuando deje de calentar tanto Lorenzo, también conocido en mi tierra como el mono Jaramillo.

Deja un comentario