La Vereda, el pueblo deshabitado de la sierra de Ayllón

No hay nada sobre la historia de este pueblecillo que yo pueda decir que no venga directamente del blog de los pueblos deshabitados de Faustino Calderón, así que antes de compartir mi experiencia, invito al personal a leer su reseña sobre La Vereda para contextualizarnos mejor.

Para gente como nosotros, que venimos de un país con una población en constante crecimiento, y que además hemos vivido siempre en alguna ciudad, es bastante exótico eso de que existan pueblos deshabitados. No solo casas, sino poblaciones enteras que han sido abandonadas a su suerte. No, eso nunca me lo había imaginado hasta que nos topamos con el blog antes mencionado.

LaVereda-2

Con un poco de suerte, resulta que uno de los pueblos más llamativos está en la zona de la arquitectura negra, que queríamos visitar desde hace rato. Es paradójico que la carretera -camino forestal- que llega hasta La Vereda solo se haya construido después de que se finalizara su despoblación, y si para nosotros con la carretera existente nos pareció un pequeño calvario llegar hasta allí, no quiero imaginarme lo que sufrían los que aquí habitaban años atrás cuando todas sus comunicaciones se hacían por caminos de herradura.

Afortunadamente La Vereda es una verdadera joya, y sinceramente creo que vale la pena el viaje hasta allí, aunque también es cierto que no recomiendo hacerlo en una moto custom. El pueblo es pequeño pero muy encantador. Es fácil imaginarse que acabas de llegar a un pueblo de algún cuento medieval o aventura épica. Su estado, bastante cuidado a pesar de la despoblación, invitaba a pensar en la cotidianidad de los que allí hicieron sus vidas, y en lo distantes que deben ser de lo que vivimos ahora. El hecho de contar con tus 20 o 30 vecinos para absolutamente todo, incluso hasta para el entretenimiento diario, está a años luz de esta vida globalizada de ahora, y no estaría muy seguro de saber cuál forma es mejor.

Sé que existe la Asociación Hijos de La Vereda, y supongo que son la explicación de los andamios que vimos en el pueblo. Es una bonita labor la que hacen para mantener el sitio en el estado en el que se quedó hace ya casi 50 años. Ha sido una gran experiencia y espero que las fotos que dejo a continuación le hagan algo de justicia.

Deja un comentario