Aranjuez, Consuegra y Toledo

Este martes nos hemos hecho una ruta un tanto quijotesca, aunque por lo que hemos visto más que por otra cosa. Hemos aprovechado que a pesar de estar en agosto, las temperaturas han sido algo benévolas, y no era descabellado hacer una visita a las regiones próximas a Madrid por el sur. Esta vez todo ha salido según el plan, algo que no es tan común como debería.

Ver la ruta

Cuando tienes la costumbre de rutear por largos recorridos, se siente un poco raro llegar al primer objetivo tan solo media hora después de salir de casa, pero esa es la ventaja de tener sitios interesantes a poca distancia. Aranjuez es una joya y me avergüenzo un poco de no haberlo visto hasta ayer. Bueno, alguna vez pasé por allí, pero sin bajarme de la moto, y eso no cuenta.

Es cierto que esta vez tampoco hemos disfrutado de todo lo que tiene para ofrecer esta pequeña ciudad, pero al menos ahora conocemos todos los exteriores de su palacio real, incluyendo los jardines y la ribera del río Tajo. Ha sido una gran introducción a este trozo de historia española, y nos queda la obligación de volver en un futuro próximo.

Después del muy cercano abre bocas, hemos enfilado la ballena rumbo sur suroeste hacía el plato principal: Consuegra y sus molinos. Este sitio yo sí lo conocía bien de antemano, y justo por eso era el centro de nuestra ruta del día. Milena los ha disfrutado con todo el gusto y por eso mismo yo también. Algo bastante llamativo, y que yo nunca habría descubierto de no ser por la chica, es que en el molino de arriba donde termina la carretera, el molino Rucio, hay una tienda de souvenirs muy especial, y es especial porque solo venden productos locales, como decoraciones en forja de hierro, artesanías, azafrán y varios aceites gourmet. También es el molino-museo así que era de visita obligada y tenemos las fotos para comprobarlo.

Luego de haber estado todo el tiempo que hemos querido en los molinos, hemos cogido la ballena hacia Toledo. En Toledo ya sí nos ha atrapado un poco el calor, pero una vez dentro del casco histórico ha sido fácil buscar sombra. De Toledo creo que queda muy poco por decir, en este mismo blog debe tener ya varias entradas sobre esta ciudad, pero por lo menos dejo constancia de que nunca aburre pasear por sus calles.

Con este nuevo blog tengo licencia para poner todas las fotos que quiera así que aquí están.

 

Deja un comentario