Sur de Francia 2011 – Saint-Jean-de-Luz

La primera de las dos paradas importantes de este viaje fue Saint-Jean-de-Luz, pero realmente fue algo poco planeado, o por lo menos planeado de una forma muy diferente a como salió todo.

Desde la salida de Vitoria el día se presentaba poco amigable para disfrutarlo en dos ruedas. El cielo estaba bastante nublado y se veía que de la lluvia no nos íbamos a escapar. Por lo menos teníamos los chubasqueros con nosotros pero aún así decidimos arriesgar un poco y los dejamos bien guardados en la maleta en la que iban.

Hasta San Sebastián llegamos por la A-1, con un poco de suerte logramos llegar secos hasta allí. Decidimos parar y pasear por la playa pero justo en ese momento comenzó la lluvia y no nos quedó más que buscar donde comer para luego seguir nuestro camino. Bien cubiertos por los chubasqueros, salimos de la ciudad por la N-1 hasta Irún para de allí entrar a Francia. Lo que no nos esperábamos fue la cantidad de tráfico que hay en toda la zona. La lentitud de la marcha por culpa de tanto vehículo sumada al chaparrón que nos estaba cayendo encima hizo que decidieramos parar en Saint-Jean-de-Luz en vez de en Anglet que era el plan original.

Otro de los cambios que decidimos hacer a nuestro plan original fue el de alargar la estadía en la playa de dos a tres noches. Esto lo vimos necesario porque el tiempo no acompañaba y no tenía mucho sentido irnos de allí antes de disfrutar de al menos un día de sol para poder disfrutar bien de la arena con las perritas. Además, no era buena idea irnos para los pirineos y sufrir la tormenta allí. Vamos, que el plan no era congelarnos innecesariamente.

Como nuestro plan era de camping, no nos quedamos exactamente en el núcleo de Sain-Jean-de-Luz sino en una playa un poco alejada que se llama Erromardie. Igual estábamos a tan sólo un par de kilómetros del pueblo por lo que bajamos hasta allí varias veces. La playa principal del pueblo es bastante concurrida y colorida, como se puede ver en la siguiente foto.
En cuanto al objetivo principal de esta parada, repito que se logró muy bien. Milena estaba muy ilusionada con llevar a las perritas a la playa y por fortuna ese sueño se pudo cumplir. La primera vez que las bajamos a la arena estaba ya de noche pero eso no impidió que Luna se pusiera como una loca a correr y escarvar todo lo que quiso. Incluso Canela se apuntó a la fiesta y se le vio también contenta en esa salida.

Al día siguiente decidimos llevarlas a la playa antes de que cayera el sol y nos sorprendimos al ver que Luna disfrutaba igual que la noche anterior pero Canela no. Nuestra sospecha es que de noche no veía el mar pero de día la asustó ver tanta agua junta. Igual el atardecer lo vimos los cuatro en la playa y fue espectacular.

Para cerrar la entrada de Saint-Jean-de-Luz, he de decir que lo de los perros en la playa es bastante curioso. Hay un cartel que pone bien claro que los perros están prohibídos pero justo debajo de este hay otro que dice que la playa solo se vigila entre las 11 y las 19 horas, con lo cual se sobreentiende que después de las 7 de la tarde nadie te va a decir nada por los perros. De hecho en los campings de la zona se permiten mascotas y a partir de la hora en que se va la policía comienza el desfile de animales de compañía en dirección a la playa.

2 comentarios

    • Freebird, el agosto 13, 2011, a las 12:05 pm

    Aunque tarde, he podido leer tu crónica veraniega y tengo que reconocer que me ha encantado, Francia, tan cercano y tan desconocido, habrá que ponerle remedio…

    Un saludo.

  1. Gracias Freebird, la verdad es que el viaje estuvo genial. En España hay mil cosas por ver pero a veces también es interesante conocer lo que hay más allá de las fronteras.

Deja un comentario