Sur de Francia 2011 – Vitoria

Vitoria es la primera ciudad en la que repito dormida saliendo en moto. De la primera vez no tengo el mejor recuerdo ya que por culpa de un pinchazo un domingo me quedé allí atrapado sin nada que hacer. Por el contrario esta vez ha sido mucho más agradable.

En el plan de ruta que hicimos para este viaje, Vitoria parecía el sitio más lógico para hacer la primera noche ya que no queríamos forzar la marcha demasiado pues no teníamos claro cómo iban a reaccionar las perritas a tanto recorrido. Como gancho adicional para la capital vasca estaba el hecho que un ex-compañero de la academia de artes de la que se graduó Milena vive allí así que teníamos a quien visitar.

Lo que hay de interesante para contar esta vez es que al salir con alguien que vive en la ciudad siempre terminas conociendo más que si vas solo. Wladimir nos mostró los aportes culturales que se han ido haciendo a la ciudad a través del colectivo artístico del cual hace parte. Sinceramente no sé si en algún momento me dijo el nombre del grupo pero lastimosamente no lo recuerdo.

Lo otro que no puedo dejar de mencionar es que el año pasado estuve en Vitoria a principios de junio, pero esta vez estuvimos allí a finales de julio y el clima estaba aun más frío que la primera vez. Ese fue el primer presagio de por lo que ibamos a tener que pasar los dos días siguientes, incluso desde antes de nuestra entrada a Francia, pero eso es parte de la próxima entrada.

2 comentarios

  1. ¡Enhorabuena!, conjugar moto y perros es de lo más difícil que he visto. A ver si en las próximas entradas das algún detalle más sobre ello. Nosotros no tenemos perros, pero tengo amig@s para los cuales son un verdadero problema.

  2. Gracias. Lo de los perros sí es una complejidad adicional pero tampoco es insalvable como se puede ver. Intentaré hablar del tema más adelante.

Deja un comentario