Puebla de Sanabria 2011 – La comida

En Puebla de Sanabria comimos tres veces. La comida con la que se iniciaron las actividades el sábado fue en un restaurante en las afueras del pueblo. Yo ya entiendo un poco como va el tema de la castellana y por eso mejor me pedí un primero de espárragos con mayonesa y un filete de merluza de segundo, pero Milena quería probar más cosas y por eso se pidió unos entremeses varios y luego un jamón de segundo. Vamos, que al final resultó siendo carne sobre carne que es lo que gusta aquí, pero a ella no le sienta bien.
Luego de esa comida la pobre estuvo sufriendo con la digestión, en parte porque la carne es pesada y en parte porque en los pueblos siempre se sirve en cantidades industriales, y para cuando llegó la hora de la cena aún quería probar cosas pero ya estaba más a la defensiva. Desfilaron por nuestra mesa platos para picar de jamón y pimientos, pulpo a la gallega, ensalada de salmón, queso de cabra y mermelada de frambuesas, y un revuelto con gambas y algo que ya no recuerdo como se llama porque toda la cena le dijimos lombrices. Nosotros comimos menos que los demás pero en todo caso probamos casi todo.
El desayuno del domingo fue tranquilo, unas tostadas y un café (colacao para mí) en el bar del camping. Para la comida, después de haber visitado el castillo, ya estábamos mejor preparados y a diferencia del resto de la gente, decidimos compartir el segundo entre los dos. Nos pedimos de entrantes una sopa de ajo y una ensalada mixta, y para compartir una trucha escabechada. Fue una gran elección ya que nosotros no estamos acostumbrados a porciones tan grandes.
En cuanto a comida eso fue todo. Yo ya lo intuía pero pudimos confirmar que la comida castellana no es nuestra preferida, muy a pesar del colega Vrunvrun que tenía la esperanza de que ella le encontrara más el gusto que yo. Afortunadamente en España también hay mucho pescado y mucha ensalada, y mi chica y yo somos más de este estilo que supongo que es mas cercano a la famosa “dieta mediterránea” que las carnes de la meseta.

2 comentarios

    • Artus, el mayo 19, 2011, a las 3:42 pm

    Eso, eso, tu vente al Mediterráneo, porque a la meseta no te van a dejar volver como t elean, jejeje.
    En cuanto a las cantidades, ya sabes, más vale que sobre, que no que falte… Eso en la costa cambia… Para mi desgracia, así es que en cuanto puedo aprovecho y me largo a Teruel, que allí sí que saben llenar los platos.

    • Kenya, el mayo 21, 2011, a las 8:19 am

    lombrices nooooooooo ¡¡¡GULAS!!! jajajaja

Deja un comentario