Por Maqueda y Melque

Otro fin de semana, otros 300 kilómetros de ruta, y esta vez con principios de resfriado encima para mayor efecto sobre los músculos de mi cuerpo. El plan inicial era el de pasar por Méntrida, Maqueda, San Martín de Montalbán, Toledo, Aranjuez y Chinchón, pero a medida que pasaban los kilómetros me di cuenta que había sido muy ambicioso y tuve que recortarlo, aunque tal vez sin lo del resfriado lo habría podido seguir sin cambiar nada.


Ver mapa más grande

Pero no ha sido solo el cansancio prematuro lo que ha reducido el recorrido original, ha sido también culpa de los que me traen el propano, que van a su ritmo y me quedé esperándolos más tiempo del que hubiera querido, tanto que cuando salí de casa era ya medio día, dos horas más tarde de lo que tenía pensado en un principio.
La razón de pasar por Méntrida era intentar encontrarme con los colegas de Moteros Custom que tenían ese pueblo como objetivo de su ruta del día. Por mi situación geográfica no me quedaba nada bien unirme a la ruta pero sí esperaba por lo menos tomar algo en un bar con ellos una vez en Méntrida. Al final, con el retraso de la salida solo he logrado verlos en la carretera en dirección contraria cuando ya salían del pueblo, a un par de kilómetros de él. Sólo pudimos darnos el saludo motero y seguir cada uno su camino.
La primera parte de mi ruta ha sido por carreteras vistas hace poco. La M-505 y la M-512, que a medida que sube la temperatura se van llenando cada vez más de Rs, sobre todo en cercanías del puerto de la cruz verde. Desde Aldea del Fresno hay que coger la M-510, que cuando entra en la provincia de Toledo se convierte en la CM-610 al tiempo que pierde calidad en su asfalto. Méntrida está muy acorde con la carretera que lleva a él; es un pueblo en obras, y me da la impresión de que ni aunque estuviese en mejores condiciones habría quedado con muchos recuerdos de mi paso por allí.

El siguiente tramo de la ruta consistía en ir a ver los castillos de Maqueda y San Martín de Montalbán. En Maqueda logré acercarme al castillo. Estaba cerrado y a su interior se veía una construcción moderna pero no supe cual es su función ya que no había ningún cartel explicativo a la vista. Hay un jardín bien conservado que se presta para estar allí un buen rato, y de hecho había una pareja tumbada entre los arbustos pero preferí no acercarme para no “incomodar”.

El segundo castillo no pude verlo. En la salida de la carretera que coduce a él hay un aviso muy claro que dice que no se puede visitar hasta finales de mayo. Justo al otro lado había otra salida hacia la Ermita de Santa María de Melque así que para no perder el viaje decidí ir a verla. Yo no me llevo nada bien con la iglesia y como consecuencia no me interesan sus monumentos pero por esta vez decidí hacer una excepción. He llegado al tiempo con un autobús repleto de señoras mayores, como corresponde en cualquier lugar de estos. Había una persona en la ermita dando toda la información turística. De paso aproveché para preguntarle por la razón de cierre temporal del castillo y me dijo que es porque allí mismo anidan unas aves en esta temporada y el cierre es para protegerlas hasta que emigran al comenzar el verano.


A estas alturas ya llevaba 5 horas en carretera, que me empezaban a afectar por no estar al 100% y al final decidí tirar hasta Toledo y de allí a Madrid directamente por la A-42. Aranjuez y Chinchón se quedan para otra oportunidad. La idea era quedarme a dormir donde mis amigos en Madrid y estuve un buen rato con ellos pero al final a la media noche estaba otra vez rumbo a San Rafael y por el puerto, porque ya veo que no puede ser de otra forma.

2 comentarios

    • Artus, el febrero 28, 2011, a las 10:39 pm

    Cuidate ese resfriado, que ya pronto tenemos la primavera encima. Me encanta la primera foto. Sacale lustre a la camara y dispara sin miedo, que me quedo con ganas de ver cositas. Jejeje

    • Freebird, el marzo 2, 2011, a las 8:05 pm

    Esa templo visigodo me suena ja, ja… seguro que disfrutaste de la ruta, mola!…

    Un saludo.

Deja un comentario