El futuro cercano


Ayer sábado estuve de paseo por la sierra, pero esta vez tenía un motivo más allá de simplemente disfrutar de la moto. Por razones personales que por el momento no quiero mencionar para no desvariar demasiado, he llegado a la conclusión de que para principios del próximo año debo dejar de compartir piso y con los precios tan absurdos que se manejan en Madrid capital, la única opción que me queda es la de irme a vivir a las afueras. Viendo que mi trabajo es hacia el norte, en Las Matas, lo obvio es irme a un pueblo cercano, que significa vivir en la sierra y por eso el paseo de ayer.

Lo de vivir en la sierra cada vez me llama más la atención. Sería un muy buen sitio de partida para las rutas de fin de semana y de paso me ahorro el tráfico de Madrid en semana para ir a trabajar. Es tanto que fui hasta San Rafael, el primer pueblo en la provincia de Segovia, y midiendo el tiempo desde allí a la oficina resulta que tardo lo mismo que desde donde vivo ahora. Lo mejor es que esto podría significar que estaría subiendo el puerto de Guadarrama todos los días. Desde el punto de vista motero creo que no esta nada pero nada mal. Y finalmente el pueblo tiene un apeadero de Renfe (el de la foto) con lo que podría usar el tren para cuando el tiempo no me permita salir en la moto.

Aunque la verdad es que San Rafael es una opción que puede que no sea necesaria. Vivir en un pueblo como Villalba posiblemente sea suficiente para lo que necesito. De hecho estuve allí también y andando por las calles del centro vi pasar una Harley reformada y otras dos custom aparcadas en los andenes, una Shadow y una DragStar, así que si es por compañía para la ballena tal vez sea más interesante quedarme en la vertiente madrileña.

En fin, pronto veremos a que pueblo me llevará el futuro.

1 comentario

    • Calson, el noviembre 7, 2010, a las 8:14 pm

    Bueno, seguro que en el pueblo vas a estar muy pero que muy bien, por no decir que podras tener un garaje taller en casa, por si te da por toquetear a la ballena.

    Saludos

Deja un comentario