Las novatadas

Otro sábado, otra salida con los de ladoscuromadrid. Hemos hecho de nuevo la ruta hamburguesa aunque esta vez sin hamburguesa por lo que me quedo con la duda de como llamarla. Personalmente no estaba para comer nada porque la noche anterior estuve en un restaurante colombiano donde cené una bandeja paisa, que tiene tantas cosas y es tan pesada que luego hay que hacer digestión por 3 días antes de volver a comer sólidos.
Esta vez los chicos han decidido darme consejos de conducción porque veían que en las curvas siempre me quedaba atrás. Claro, soy un completo novato y hay muchas cosas que todavía me quedan por aprender. Por ejemplo, hasta ayer siempre frenaba al entrar en las curvas mientras que ellos lo que hacen es bajar una o dos marchas, dependiendo de la curva y de la moto. Luego al salir de la curva ya la moto va bien revolucionada y con subir una marcha salen disparados. Yo en cambio iba con el motor siempre revolucionado al mínimo y por eso me dejaban mordiendo el polvo cada que dejábamos de circular en línea recta.
Con ese dato ya tuve para sentir que voy mucho mejor en las curvas, aunque la verdad es que el nuevo estilo de conducción me deja un poco nervioso pero supongo que será cosa de costumbre. Esperemos a ver que tal evoluciono.
Ayer también aprendí otra cosa por la tarde cuando iba a salir de casa unas horas después de haber regresado de la ruta. Resulta que bajé a la calle, me subí a la moto, le di al “botón inicio” y… nada. La moto que no arrancaba. Pues bien, después de rodar cuesta abajo en un intento fallido de arrancar con el impulso y luego de empujar los 270kg de la ballena otra vez hacia arriba, bajo los agradables 37ºC del verano madrileño, pongo la duda en el foro de ladoscuromadrid y la respuesta que recibo es: “pero le has dado al botón rojo?? mira haber si le tienes en off”…
Yo ni recordaba que había un botón -mas precisamente un interruptor- rojo. Claro, al estar la moto en la calle alguien lo habrá movido y como yo nunca lo había tocado ni se me había ocurrido mirarlo. Pues eso, al mover el interruptor le doy al botón y la ballena que ruge como siempre.
Si señores, soy aún más novato de lo que parezco pero aquí estoy, riéndome de las tontadas que me pasan y esperando para compartir la próxima cuando suceda.

2 comentarios

    • Freebird, el agosto 4, 2010, a las 8:54 am

    En primer lugar darte la enhorabuena por tan entretenido blog, dicho esto, lo del boton rojo siempre nos ha pasado a todos los que amamos las dos ruedas, y además es tal y como lo cuentas… pero a que te cambia la cara cuando ves que la moto arranca? ja, ja…

    Un saludo.

  1. Gracias :)

    Jaja si, la sonrisa tonta de crisis superada es de lo mejor que te puede pasar en estos casos.

Deja un comentario