Las botas

Esto de ir a la supertienda motera que conozco parece que va a ser tradición de todos los viernes. El viernes pasado fui a comprar la chaqueta y me antojé de unas botas que no tenían en mi número. Hoy viernes volví a la tienda a reclamar las botas, me antojé de unos guantes y ¡oh sorpresa! No estaban en mi talla. Eso supone que el próximo viernes me pasaré por la tienda a reclamar los guantes y a antojarme de quién sabe qué más.
Las botas que me he comprado son un modelo de media altura, las AlpineStars Ridge. No sé exactamente por qué pero tener unas botas que me lleguen hasta las rodillas no es algo que me llame mucho la atención. No creo que haga falta tanta envoltura en las piernas cuando van a estar siempre por dentro de los pantalones -las botas, no las piernas-. Por lo menos ese es mi caso ya que si hay algo que me parezca peor que unas botas hasta las rodillas es que esas botas estén por fuera a la vista de todos. Eso solo le funciona a las mujeres y a los militares y yo no soy ni lo uno ni lo otro, o por lo menos eso me han dicho.
En cuanto a la moto, por ahora no hay novedad. Hace ya dos semanas que entregué la señal y hasta el momento lo único que sé es que la moto no ha llegado a España. Según la página web del importador el proceso completo tarda entre 12 y 15 días pero estas cosas siempre tardan más de lo que dicen. De hecho cuando fui el 15 de enero me mostraron una moto que acababa de llegar y que en teoría se tenía que haber entregado al cliente antes de fin de año. Siendo así las cosas no sería raro que aún me falten unas dos semanas más para estar motorizado.
En fin, mientras tanto la tienda motera siempre está abierta.

Deja un comentario